top of page

Me despido de Costa Rica.

Abrazamos los cambios y agradecemos por la gente, los espacios y las vivencias.

Hace 8 años Costa Rica pasó a ser nuestra casa, luego de mucho pensar en ese momento Damiano y yo éramos unos bebés, bueno no tan bebés pero sí muy jóvenes. Nuestro sueño era irnos de Venezuela, y en realidad no porque quisimos del todo, fuimos un poco forzados por la situación del país.



Siempre tuvimos varios destinos en mente, y Costa Rica era uno de ellos, y como ven, aquí estamos 8 años después, tenemos una tica hermosa de casi 3 años, conocimos lugares increíbles, conocimos gente que queremos mucho que están en nuestros corazones, también se nos rompió el corazón varias veces, como saben las amistades no siempre funcionan pero los buenos recuerdos siempre estarán ahí. Ahora partimos a buscar nuevos sueños, a descubrir un nuevo país, ESPAÑA, nunca cambiando el objetivo, sólo el lugar.


Luego les contaré nuestras experiencias allá, por los momentos estoy segura que siendo agradecidos y manteniéndonos con mente positiva y abierta a nuevas oportunidades nos irá muy bien.

Por lo pronto escribo estas palabras con tristeza, pero también con mucho entusiasmo y alegría, recuerden que tengo 8 años que no me separo más de un fin de semana de Damiano, lo extraño hasta más no poder, él forma parte muy importante de mi corazón y sin él no estoy plena. Para ustedes TICOS si están leyendo este escrito, GRACIAS no son suficientes las palabras para demostrar mi agradecimiento por recibirnos y abrirnos las puertas siempre. Les dejo aquí unas letras de Jorge Drexler, mejor no puede describir lo que pienso acerca de migrar. Los quiero. Cami. “Apenas nos pusimos en dos pies comenzamos a migrar por la sabana siguiendo la manada de bisontes más allá del horizonte, a nuevas tierras lejanas.

Los niños a la espalda y expectantes los ojos en alerta, todo oídos olfateando aquel desconcertante paisaje nuevo, desconocido.

Somos una especie en viaje no tenemos pertenencias, sino equipaje.

Vamos con el polen en el viento estamos vivos porque estamos en movimiento.

Nunca estamos quietos somos trashumantes, somos Padres, hijos, nietos y bisnietos de inmigrantes. Es más mío lo que sueño que lo que toco”

345 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram

Suscríbete

bottom of page