¿Porqué no logras bajar el porcentaje de grasa? Parte 2: Los obstáculos en el camino

“Puedes pasar tu vida dibujando líneas. O puedes vivir tu vida cruzándolas”

Shonda Rhimes


La semana pasada te hable sobre los macronutrientes, sobre el gasto calórico, y lo importante que es para la pérdida de grasa, si aún no has leído el artículo, ve a leerlo aquí y regresa.


Todo estos hábitos que buscamos construir para un vida saludable no son fáciles de mantener durante toda la vida, esa es la realidad, tendrás obstáculos en el camino. Lo importante es que logres establecerlos tan fuerte que sea parte de ti, que disfrutes tantísimo un plato lleno de vegetales como unas papas fritas…Y no me refiero al sabor me refiero a ese disfrute dentro de ti que sabe que esos vegetales deliciosos le harán un gran bien a tu cuerpo.



Entonces ¿cuales son los esos obstáculos que se te pueden presentar en el camino?


  1. Salud emocional.

  2. Círculos sociales y ambientales.

  3. Obstáculos económicos para encontrar comida de calidad.

  4. Priorización de comidas de calidad en cualquier situación.

  5. Atracones y ansiedad por estrés.

  6. Atracones y ansiedad por falta de sueño.

  7. Salud digestiva y falta de higiene en los alimentos.

  8. El impacto del entrenamiento en antojos y ansiedad.

  9. Balance entre el movimiento y la ingesta de energía.


Todos estos obstáculos se presentan, y lo importante es que tengas la información y las herramientas para llevarlos de la mejor manera.


¿Qué puedes hacer?


  1. Lo primero, vuelve a tus números: Es muy importante en etapas así que vuelvas a tus números, a saber cuantas calorías debes consumir dependiendo de tus objetivos, y cuanto porcentaje de macros. Si no sabes como hacer esto, busca ayuda profesional que te sea de guía para tener claros estos números.

  2. Enfocate en la CALIDAD de los alimentos: Asegúrate que todos los días tengas comida de calidad en tus platos, mínimamente procesados, buscando que cada alimento sea un ingrediente. Comida real, que sepas de donde viene y lo más cerca de su estado natural.

  3. Reconoce tu comida y disfrútala: Todos tus comidas enfócate en comer con intensión, masticar hasta procesar tu misma los alimentos, toma respiraciones profundas entre bocados y evita comer con distracciones y pantallas.

  4. Lleva un seguimiento de tu ventana de alimentación: Identifica como te sientes en las horas que comes y en las que no lo haces. De esta forma puedes entender cuales son las horas que te sientes peor, con energía, con sueño o creativa. Una de las recomendaciones que más damos es por lo menos tener una ventana digestiva de 12 horas y depende del objetivo aumentarla a unas 14 o 16 horas, los beneficios de estas ventanas digestivas son muchas, pero no es adecuado para todas las mujeres, es importante hacerlo con guía y asesoría.

¿Qué más puedes hacer para volver a encaminarte?


Entrena con propósito: Lo que debes buscar al entrenar es hacerlo con metas, objetivos y equilibrando la tu entrenamiento con tu vida y con tu gasto energético. Debes escoger la forma de entrenamiento que más te sea efectiva, segura y que puedas mantener en el tiempo, porque todo esto se trata de un estilo de vida que hagas el resto de tu vida.

Come con gran calidad: Esto puede llegar a ser hasta más importante y fundamental que el balance energético (control de calorías) La calidad de los alimentos es fundamental a la hora de mantenerse lejos de los médicos y en pro de tus metas físicas de salud. Disminuye considerablemente las comidas en empaques y procesadas, la mejor forma de verlo es lograr conseguir un 80/20. 80 % natural, 20 % procesado.


Sigue las señales de tu cuerpo: ¿Escuchas realmente a tus cuerpo cuando comes o cuando no? Tu intuición es otra de las cosas fundamentales. No esta mal sentir hambre como tampoco esta mal no comer todo lo que tengas en el plato. Debes escuchar tus cuerpo. Por mucho tiempo nos hicieron creer que debíamos obligarnos a comer cada dos horas y parece que perdimos la percepción de hambre o llenura. En la actualidad las personas o NO COMEN, o COMEN EN EXCESO. Pero no hay un punto medio, ese punto medio lo consigues escuchando a tu cuerpo, dando espacio para sentir, dándole espacio para que él sea el que te pida los nutrientes o par que él sea el que te diga cuando parar de comer.

Sana tu intestino: ¿Esta correcta tu digestión? ¿Evacuas a diario? ¿Sufres de inflamación? Esto debes preguntártelo, si son cosas que vives día a día, entonces algo hay detrás de tu digestión que debes descubrir para mejorar. Puedes seguir un programa especial para reconstruir tus intestinos, busca ayuda.

La vida no es lineal, es una montaña rusa, recíbela, acéptala y busca superar los obstáculos, cada peldaño que subes es mayor el aprendizaje y la satisfacción


82 visualizaciones0 comentarios