¿Es adecuada la dieta KETO para mujeres?


La dieta cetogénica se basa en una simple y clara distribución de macros, bajo en carbohidratos y alto en grasas, y su objetivo principal es que la persona entre en Cetosis. Este es un estado metabólico natural que ocurre cuando no comes suficientes carbohidratos, que son la principal fuente de energía de tu cuerpo. Cuando tu cuerpo no tiene estos para obtener energía, pasa a quemar grasa como fuente principal de combustible.


De manera sencilla, podemos decir que «estar en cetosis» significa estar utilizando principalmente grasa para obtener energía, tanto directamente como a través de cuerpos cetónicos. Este estado se consigue con un ayuno prolongado (al menos 18-24 horas)  o con una dieta muy baja en carbohidratos.


En estas condiciones, el cuerpo obtiene la energía a partir de los ácidos grasos almacenados en el organismo, generando el hígado los llamados cuerpos cetónicos.


La dieta cetogénica básica en porcentaje se ve así: 75 % grasa, 20 % proteína y 5 % de carbohidratos, en muchas ocasiones se limitan las frutas y numerosas verduras. Esa proporción generalmente significa consumir menos de 50 gramos de carbohidratos, para que tengan una idea una manzana verde puede tener 10 g de carbos, 30 g de avena unos 13 g, una banana 10 g, 100 g de pan integral unos 25 g.


Entonces ¿es adecuada o no para mujeres?



La respuesta siempre será, depende...


¿Cuál puede ser la ventaja de este tipo de alimentación ?


Al tener más proteínas y grasas puede ayudar a sentirse satisfecha y como la mayoría de las veces predominan los alimentos naturales, es posible evitar más los procesados.

¿Cuál puede ser la desventaja hormonal?


Quemar grasa puede ser ideal, si lo necesitan, pero la dieta cetogénica puede no ser tan buena para las mujeres en edad reproductiva con objetivo muy concretos como mejorar su PMS o lograr un embarazo o estabilizar la menstruación, etc. Las dietas ricas y muy altas en proteínas animales también pueden provocar congestión hepática y predominio de estrógenos, que es el mayor culpable de la disfunción hormonal.


La biología de una mujer es más sensible a la restricción de calorías, porque nuestros cuerpos están preparados para conservar los nutrientes para la fertilidad. ⁣También existe el impacto potencial de la dieta en la salud de la tiroides.


Los estudios actuales son variados, no hay nada en concreto pero gran parte de ellos sugieren que la "KETO" puede afectar la producción de T3 (una hormona tiroidea). Deben tener en cuenta esto porque los problemas de tiroides son de cinco a ocho veces más comunes en mujeres que en hombres, muchas mujeres luchan contra el hipotiroidismo, lo que hace que la pérdida de peso pueda ser aún más difícil.


Si deseas probar este tipo de alimentación, informate previamente y analiza tu situación actual a nivel hormonal. ¿Tienes ciclo regular? ¿Buscas en un futuro quedar embarazada? ¿Sufres síntomas fuertes de PMS? ¿Sufres de fatiga?


Si alguna de las preguntas arriba la respondes con un afirmación, puede que una gran restricción calórica y eliminar los carbohidratos no sea tu mejor opción.


A fin de cuentas todo está en escuchar tu cuerpo, analizar toda la información que lees e investigas y evaluar si puede o no ser adecuada para ti, cada mujer es distinta y cada una tenemos objetivos completamente diferentes.


No lo olvides, tu cuerpo, tus desiciones.


Cami.


78 visualizaciones0 comentarios